Concepto de compasión en el nuevo libro “Mindfulness y compasión: la nueva revolución” (pronto a la venta)

Captura de pantalla 2015-09-27 a las 20.10.46El concepto de compasión, tal y como se entiende en el ámbito de mindfulness, no es bien comprendido por algunas personas. Os ofrecemos hoy un extracto del nuevo libro de Javier García Campayo en el que se explica dicho concepto desde la etimología y desde la psicología. Esperamos así ayudar a comprender mejor la perspectiva desde la que se trata la compasión en este libro que saldrá a la venta en los próximos días (avisaremos en esta web).

“CONCEPTO DE COMPASIÓN DESDE LA ETIMOLOGÍA

En español, la palabra compasión proviene de la palabra latina compati ‘sufrir con’. El diccionario de la Real Academia Española define la compasión como el «sentimiento de conmiseración y lástima que se tiene hacia quienes sufren penalidades o desgracias». En esta definición, fuertemente enraizada con la tradición judeocristiana, predomina el sentimiento de lástima, lo que implica una sensación de superioridad hacia la persona que sufre. Esta visión de la compasión que tenemos en español, es radicalmente diferente de la que se usa en mindfulness, donde se presupone que es un sentimiento entre iguales, y tampoco coincide con el concepto mayoritario en los países anglosajones. De hecho, resulta curioso cómo los libros sobre mindfulness que incluyen la palabra compasión en su título, cuando son traducidos al español se les cambia el título para evitar esta palabra en nuestro idioma, a sabiendas del «rechazo» que produce el concepto compasión en la población hispanoparlante.

CONCEPTO DE COMPASIÓN DESDE LA PSICOLOGÍA

Una de las definiciones más usadas en psicología es la de Goetz (2010) quien la define como «el sentimiento que surge al presenciar el sufrimiento de otro y que conlleva un deseo de ayudar». Otra definición muy similar para describir qué es la compasión es la de Paul Gilbert (2015): «La profunda conciencia del sufrimiento de uno mismo y del de otros seres, junto con el deseo de ayudar a evitarlo».

En resumen, y como propone Simón (2014), los dos elementos clave de la compasión son, por un lado, la sensibilidad al sufrimiento de los otros y de uno mismo y, por otro lado, el compromiso de aliviar ese sufrimiento. La sensibilidad al sufrimiento está basada en la empatía, en comprender lo que pasa en la mente del otro, concepto que en psicología llamamos «mentalización» o teoría de la mente. Lo definitorio de la compasión es el deseo de aliviar el sufrimiento del otro. Por eso, como dice Paul Gilbert, la compasión es una motivación –no una emoción– que orienta la conducta humana. Esta definición es muy similar al concepto de la bodhichita que es como se describe en el budismo.

Uno de los modelos más utilizados en compasión es el de Kristin Neff y su grupo. Ellos han estructurado su definición de compasión en base a tres pilares. Los resumimos en la Tabla 2. Basado en este modelo, elaboramos una escala para medir la compasión, traducida y validada en español por nuestro grupo, y que puede ser descargada de forma gratuita para su uso en mindfulnessycompasiongarciacampayo.com. Puede servir a los interesados en el tema para entender mejor el concepto y para evaluar el impacto de la práctica tanto en individuos sanos como en pacientes. Presenta dos versiones, larga y corta, ambas con buenas cualidades psicométricas.”

Las escalas de compasión a las que se hace referencia en este texto puedes encontrarlas en la entrada de este blog titulada “Compasión y bienestar psicológico” (Clic para acceder)

Imagen tomada de Editorial Siglantana

Texto publicado con el permiso de Editorial Siglantana

Anuncios