Artículo: “Conciencia corporal: mindfulness en las actitudes”

 

7551022750

En la práctica de mindfulness, el foco de la atención se sitúa en la experiencia interna que brinda el propio cuerpo a través de las sensaciones físicas, de la respiración y los fenómenos mentales (pensamientos, emociones) que van asociados; se desarrolla una actitud para trascender la evitación de la vivencia interna y facilitar así la integración de todo lo percibido sin exclusión. Se define Mindfulness como la conciencia que surge cuando prestamos atención al momento presente, de forma deliberada y sin juzgar (1) y lo cierto es que el momento en que la atención se posa en el cuerpo instantáneamente surge esa Conciencia, ese ambiente en el que el presente está siendo y puede ser percibido. Sin embargo, un universo de sensaciones, emociones, pensamientos se manifiesta; la mente recibe miles de estímulos (vrittis) (2) creando un incisamente movimiento mental, que confunde y en ocasiones ahoga nuestra autentica realidad, apartándonos de esa conciencia. ¿Cómo mantener esa atención presente más allá del movimiento sin reaccionar? La conciencia corporal es uno de los mecanismos terapéuticos fundamentales en Mindfulness (1) y la propuesta es desarrollar a través de la corporeización cuatro actitudes básicas: equilibrio, apertura, fortaleza, presencia utilizando el yoga darshana (3) en sus distintas vías.

Artículo de Javier García Campayo y Pilar Íñigo Gías

DESCARGAR ARTÍCULO

Anuncios